En este primer episodio de Buscando Musas hablamos con el ilustrador y tatuador Ruben Cao, residente de Cantabria que actualmente trabaja en Verger Tattoo en Santander, con el discutimos sobre temas como el valor que se le da actualmente al trabajo de los tatuadores e ilustradores, comentamos anécdotas personales relacionadas con el plagio en un mundo tan permanente como es el del tatuaje, además de los temas tabú en ocasiones censurados por la redes sociales. 

Resumen del episodio:

En el inicio del episodio Rubén nos comenta sus orígenes, comenzó su carrera artística realizando el bachillerato de artes, y un grado superior de diseño en el País Vasco, definiéndose inicialmente como ilustrador, puesto que la mayoría de trabajos profesionales o pagados a los que se enfrentaba se movían dentro de este campo, sin embargo siempre estuvieron relacionados con el mundo del tatuaje (se dedicaba a realizar diseños para tatuajes).

Al principio no sabía cómo monetizar o profesionalizar su pasión por el dibujo, hasta que descubrió el mundo del tatuaje, que encajó perfectamente entre esa faceta artística y una rama profesional.

Mencionábamos la diferencia entre enfrentarse a la idea de un cliente y tener que desarrollar un proyecto de diseño en cuanto a unas características, Rubén afirma que disfruta del proceso de diseño porque la clientela conoce su estilo por lo que las ideas suelen ser aplicables, no es tanto como el diseño gráfico en el que hay un mayor número de estilos o gráficas a las que ceñirse.

Definimos el estilo de Rubén como “tradicional” heredado de la tradición del mundo del tatuaje en sus expansiones por estados unidos cuando los navegantes, soldados y artistas de circo se tatuaban para decorar su cuerpo y contar su historia. Un punto importante a destacar es que el estilo de Rubén no se ciñe al más puro estilo tradicional si no que adopta su estética pero evoluciona en los motivos y colores representados.

Diseño de tatuaje inspirado en Madonna realizado por Rubén Cao

Uno de los métodos más habituales dentro de su flujo de trabajo es la creación de láminas con diseños, de los cuales los clientes eligen el que más les gusta, en este aspecto Rubén realiza muchos diseños con influencias de su vida, relacionados con la cultura popular, con temáticas de las series, películas y grupos que han marcado su vida, al conectar con esta nostalgia el público se siente identificado y crea esa conexión emocional con el tatuaje.

Rubén encuentra inspiración en sus gustos personales, grupos como Mecano, Mónica Naranjo y otros muchos recuerdos, con los que no solamente él puede identificarse, apuntando siempre en el móvil ideas que se le van ocurriendo para tener un banco constante de ideas, su portfolio es una representación de su personalidad, todos sus diseños tienen que ver con sus gustos y acaban siendo una extensión de su persona.

Respecto a los gustos, Rubén no se corta a la hora de publicar diseños con temática homo-erótica, mezclando conceptos como la religión, la tradición y la cultura, algunos ejemplos serían soldados, personajes públicos y objetos relacionados con ese mundo.

Antes enfrentarse a la censura dependía de la respuesta de al gente sin llegar a tener mayores complicaciones, sin embargo, ahora Instagram ha cerrado sus límites en el aspecto de la polémica, cuando una publicación recibe muchas “denuncias” provenientes de gente a la que ese diseño ha ofendido o no ha gustado por diferencia de valores los creadores se enfrentan a la posibilidad de que se elimine su cuenta, siendo ésta la vía principal de captación de clientes en muchos casos, este aspecto se convierte en un problema.

Se ve obligado a subir todas estas obras más “polémicas” a una cuenta secundaria, pero en la cuenta principal y en sus diseños se ve influenciado por esos algoritmos o funciones de la plataforma, quizá viendo como alternativa otras redes o una web propia, sin embargo su audiencia está en instagram.

En lo que se refiere al ritmo de las redes, existe cierta presión sobre los creadores respecto a publicar y compartir su trabajo, sin embargo Rubén defiende el llevar tu propio ritmo, sosteniendo un balance entre diseños y trabajos realizados, fotografías y dibujos. Dentro de los límites que uno le pone a la temática, le hicimos la pregunta de en qué casos no tatuaría, se encontró cómo en el estudio en el que puede tatuar sus piezas y todo lo que se salga de su estilo puede recomendar a otros tatuadores o compañeros de estudio.

Un punto importante que defiende es el estar cómodo trabajando, si uno no está cómodo trabajando el resultado de la pieza no será el mismo, pero también abraza la idea de salir de la zona de confort, tocando nuevos motivos y llegando a salir del estudio de Santander y moviéndose como invitado o “guest” hasta estudios de toda España, como por ejemplo Bilbao, Valencia… Comenta que los meses en los que el trabajo en Santander se enfría organiza giras dentro del territorio para moverse entre estudios ofreciendo sus tatuajes a los clientes “a domicilio” con agenda previa, cerrada y llena.

Conjunto de recortes de diseños de tatuaje realizados por Rubén Cao

Dentro del tema de los diferentes estudios y tatuadores, comentamos el hecho de que muchos de los trabajos realizados por Rubén han sido reproducidos sin su consentimiento, a todos los artistas y del tatuaje les copian, sin embargo él no se corta a la hora de criticarlo, una cosa que él no tatuaría nunca sería un diseño de internet o realizado por otra persona, en el caso de diseños más generales da su brazo a torcer pero en lo que respecta a un diseño al que has dedicado tiempo, referencias etc, es una ofensa, a la que se tiene que enfrentar más veces de las que desearía, especialmente tratándose de diseños ya tatuados, no se corta en mencionar al tatuador, marcando como máximo responsable al tatuador, quien debe investigar y asegurarse de la originalidad.

Introducimos el concepto de inspiración en otros artistas, tanto Rubén como Miguel comparten la idea de que para inspirarse en el trabajo de otras personas hay que fijarse en el por qué de nuestra atracción hacia sus diseños, y hacerlo de manera masiva y no individual, como referencia expusimos el libro de “Roba como un artista” de Austin Kleon en el que se trata mucho todo este proceso de inspiración y re-invención.

Hablamos de los errores de tatuadores y clientes a la hora del de-valorizar el trabajo de otros con estas malas prácticas, relacionado con esto comentamos la percepción del valor de un diseño de tatuaje en la mente del público, muchas veces no se tiene en cuenta todo lo que conlleva crear un diseño original, las horas dedicadas a diseñarlo, los años a desarrollar un estilo y el esfuerzo de compartirlo y ejecutarlo.

Tatuaje realizado por Rubén Cao

Existe mucha gente que opina que el tatuaje se trata solo de una reproducción de un diseño ya hecho sin tener en cuenta el aspecto del diseño, además de esto muchos artistas como Rubén se enfrentan a la desvalorización del trabajo por parte del cliente, que regatea y se espera precios muy reducidos derivados de todo este mundo de consumo “copia – pega”, el precio de un tatuaje se ve en la calidad, es un trabajo permanente, comparamos el dinero que la gente está dispuesta a gastar en cosas perecederas como tecnología o diversión, sin embargo cuando quieren un tatuaje no tienen en cuenta el precio del estudio, la cuota de autónomos, los materiales… Del precio que se da el artista se lleva solo una parte.

Vinculamos estos problemas a la sociedad española puesto que hablamos de experiencias de otros profesionales que ha conocido que han trabajado en el extranjero y no solo han aceptado sus precios sino que han aumentado, también Rubén se ha encontrado con clientes extranjeros que no solo no regatean sino que incluso dejan propina.

Se realiza la incorrecta asociación de la pasión de los artistas por su trabajo y el coste del producto o servicio, es necesario romper con el pensamiento de “como te gusta dibujar/diseñar/fotografiar, hazme una pieza gratis” tenemos la suerte de ser artistas que se dedican a lo que les gusta para vivir de ello, es necesaria la educación de los clientes y artistas a la hora de darle el valor que tiene al trabajo.

Notas del episodio

Rubén Cao es un ilustrador y tatuador que nacido en Guardo, inicia su carrera como ilustrador para luego convertirse en tatuador y residir en Santander, Cantabria, en el estudio de tatuaje Verger Tattoo. Podéis encontrar su trabajo en las siguientes plataformas: Instagram | Etsy | Behance

Acerca del invitado de hoy

Rubén Cao es un ilustrador y tatuador que nacido en Guardo, inicia su carrera como ilustrador para luego convertirse en tatuador y residir en Santander, Cantabria, en el estudio de tatuaje Verger Tattoo. Podéis encontrar su trabajo en las siguientes plataformas: Instagram | Etsy | Behance

Esperamos que este primer episodio establezca el nuevo tono de Buscando Musas y acerque el proceso creativo a un público más general porque compartimos fielmente la idea de que la creatividad no es cosa de unos pocos, si no que es un músculo que se ejercita y se puede usar en cualquier aspecto de la vida, podéis apoyar el Podcast en redes sociales como Instagram, próximamente abriremos un Patreon para que podáis apoyar más directamente nuestra labor a la vez que recibís contenido inédito y merchandising personalizado, además de tener nuestro eterno agradecimiento.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *